Skip to content

Cualificaciones y estudios de un podólogo

estudiar podologia

La Podología es un campo relativamente nuevo, particularmente en América, donde recientemente se ha convertido en una práctica médica. Los profesionales de la podología son conocidos como podólogos, y estos son profesionales capacitados para hacer frente a una variedad de diferentes condiciones y problemas que afectan a los pies.

Nuestros pies son absolutamente vitales para nuestra movilidad diaria, y debido a cuánto los usamos, pueden ser susceptibles a una repertorio de problemas y complicaciones diferentes, cada uno afectando nuestra vida cotidiana. Pueden ser tan simples como los callos o juanetes, o tan complejos como los problemas circulatorios causados ​​por una enfermedad como la diabetes. Independientemente de por qué tenemos un problema con nuestros pies, es indispensable obtener la ayuda que necesitamos para poder afrontar los problemas que podamos tener con nuestros pies y esta es la razón por la podología ha crecido como un campo de medicina en los últimos años. En este artículo miramos los papeles que juegan los podólogos y qué calificaciones necesitan para trabajar en su campo.

Podólogos y su trabajo

Un podólogo cualificado tiene una serie de diferentes papeles importantes, y todos estos tienen que ver con el mantenimiento de la salud y la función del pie, el tobillo y las extremidades inferiores en su conjunto. Esto puede incluir tratar problemas de la piel y callos, o corregir anomalías anatómicas como pies planos.

La calificación y licencia en América es supervisada por el Consejo de Profesiones de Salud y Cuidado, un organismo regulador responsable de asegurarse de que los estándares son cumplidos por los profesionales de todo el país. Después de recibir las calificaciones necesarias, los podólogos en América necesitan ser licenciados y registrados en el Consejo de Profesiones de Salud y Cuidado.

Podólogos en América pueden trabajar en una serie de diferentes funciones. Pueden trabajar en privado, ofreciendo sus servicios por una cuota en las clínicas que han sido debidamente registrados, o trabajo para los hospitales públicos a las personas en extrema necesidad de cuidado de los pies. En este sentido, la podología no es diferente de otras disciplinas como la fisioterapia, donde al momento de la calificación y la concesión de licencias, un profesional tiene la opción de seguir una carrera en el sector público o como parte de una práctica privada.

Los podólogos necesitan un título universitario en la práctica. La mayoría de las universidades pedirán buenas calificaciones en materias básicas como inglés, matemáticas y una de las ciencias. Estos también serán necesarios para la entrada en los niveles A, que es generalmente el requisito para la entrada a la universidad. Muchos cursos buscarán por lo menos 2 buenos niveles A, uno de los cuales debería estar en una ciencia. Los requisitos reales variarán de universidad a universidad.

Una vez que haya entrado en el curso, tendrá que completar con éxito un título en una reconocida Escuela de Podología. Una vez que haya cumplido con los requisitos de grado, tendrá que registrarse con el Consejo de Profesiones de Salud y Cuidado y por lo general se unen a un cuerpo profesional como la Sociedad de Podólogos y Podólogas.

Después del grado hay una serie de cursos de posgrado y programas de desarrollo de carrera disponibles que pueden ampliar el alcance de la práctica permitida por un título en podología. Lo que esto significa es que si un podólogo obtiene estas calificaciones, pueden con seguridad y legalmente practicar procedimientos y tratamientos adicionales que consideren necesarios para su cliente.

En última instancia, convertirse en un podólogo implica la educación y la formación que necesita para practicar con seguridad una disciplina médica importante. Podología ayuda a mejorar la calidad de vida de personas de todo tipo de antecedentes, y es por eso que ha crecido como una práctica médica en los últimos años.